Chuynet.com
Chubascos por la noche
Ahora 17 °C
min 16 ° / max 22 °
Google
 


El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Complejo "Los Paraisos"
Alquilar nunca fue tan fácil
 
 
 
Historia de Chuy
 
SURGIMIENTO DE LA FRONTERA DEL CHUY

Hacia 1492 Cristóbal Colón realizó la hazaña de cruzar el Océano Atlántico y anclar sus carabelas en tierra americana, tomando posesión de la misma en nombre de la corona española.

Esta llegada a “Las Indias” -como se pensó- motivó el reclamo del Rey de Portugal, Juan II, quien logró que los Reyes Católicos acudieran al Papa Alejandro VI en 1493, en busca de una auténtica y definitiva interpretación de los derechos de ambas coronas. Se sucederán así las famosas bulas que establecieron en imprecisos términos los límites de territorios aún desconocidos. La confusión era tal, que españoles y portugueses se ven obligados a buscar una solución mediante negociaciones directas. 

El 7 de junio de 1494 representantes de Castilla y Portugal. Firman el Tratado de Tordesillas. Una línea de demarcación a 370 leguas al oeste de las islas de Cabo Verde limitaba para el futuro las posesiones portuguesas (al este) y las españolas (al oeste). Los lusitanos se lanzaban a la exploración de los nuevos territorios, Don Manuel el Afortunado -Rey de Portugal- organiza en 1501 la primera expedición que llegará a estas latitudes para adentrarse en los dominios españoles, según el límite de Tordesillas. Bajo el mando de Américo Vespucio, desde el 15 de febrero de 1502, la flota pasó frente a la desembocadura del Arroyo Chuy a fines de ese mes o en los primeros días de marzo. Era la primera vez que exploradores europeos contemplaban estas costas de amplia y desoladas playas arenosas.

El investigador compatriota R. Laguarda Trías probó con documentos que un nuevo viaje iniciaron los lusitanos hacia fines de 1511 y si bien llegaron a estas costas, tampoco hubo toma de posesión por estar al oeste de la línea de Tordesillas.

Recién el 8 de octubre de 1515 España pone en marcha su primer expedición oficial hacia estas latitudes, comandada por el Piloto Mayor Don Juan Díaz de Solís. La tripulación de las tres naves llegó a avistar estas costas en 1516. 

En adelante, los relatos acerca de las riquezas de estas tierras llevaron a España y Portugal a prepararse con sus mayores reservas para imponer su dominio sobre estos territorios.

En diciembre: de 1530, el monarca portugués Juan III envía una flota de cinco naves al mando de Martín Alfonso de Souza acompañado de su hermano Pêro. Luego de recorrer costa brasileña enfila sus carabelas en dirección al Plata. Quedó registrado en cartas y documentos marítimos que frente a una playa llana y arenosa, por donde corre un pequeño río que se piensa es el Chuy, a causa de un violento temporal, su nave naufragó en la costa. Según Varnhagen en su Historia General de Brasil, era el 26 de Setiembre de 1531. 

El historiador brasileño Coronel Emilio Fernández de Souza Docca sostiene que ese naufragio no fue en el Chuy, sino entre Punta del Este y el actual arroyo Solís Grande. Lo cierto es que en la cartografía levantada de esas tierras aparece durante mucho tiempo el actual Arroyo Chuy con el nombre de Río de M. A. de Souza.

Al iniciarse el siglo XVII Hernandarias introduce la ganadería en la llamada Banda Oriental del Uruguay. De hecho, la riqueza ganadera en la segunda mitad de ese siglo, era extraordinaria. La noticia atrajo a esta región a faeneros, corambreros, contrabandistas, piratas y otros personajes que incursionaban violentamente en procura de la riqueza aprovechable: el cuero.

Dadas las circunstancias, Portugal y España inician la ocupación de la “banda vaquería” como se le llamó, sucediéndose las fundaciones de Colonia (1680). Montevideo (1726) El Fortín de San Miguel (1737) y la Fortaleza de Santa Teresa (1762). Ahora había otros motivos para que las dos potencias coloniales reanudaran sus hostilidades. 

La firma del Tratado de Madrid, llamado de Permuta, el 13 de enero de 1750 determinaba las jurisdicciones americanas de ambas coronas “para que en ningún tiempo se confundan ni den origen a disputas”.

Los límites entre ambas posesiones se situaban en Castillos Grandes donde se asentaron los primeros marcos divisorios. Ese tratado caducó en 1761 en El Pardo.

En Europa sobreviene la Guerra de los Siete Años entre España y Portugal.

Por entonces, don Pedro de Cevallos desaloja a los lusitanos de Colonia, Santa Teresa y San Miguel, pasa por el Chuy y domina el sur ríograndense. La situación fue inestable y después de idas y venidas se llegó a la firma del Tratado de San Ildefonso, el de octubre de 1777. Con él culminaría el largo pleito de las dos potencias por la demarcación de sus dominios en Sudamérica. Colonia volvía a ser española y Portugal afianzaba su expansión hacia el oeste de la línea de Tordesillas. El territorio entre Chuy y Taim pasaba a denominarse Campo Neutral, esto es “tierra de nadie”. En ese suelo ni portugueses ni españoles podrían localizar tropas o campamentos ni permitirían afincarse a sus súbditos. España primero y Portugal después, perderán ascendencia sobre estos territorios. 

A las nuevas naciones que surgen (Uruguay y Brasil) les legarán las diferencias resultantes de constantes litigios para ser enmendadas en reiterados tratados limítrofes y con la colocación de los marcos fronterizos a mediados del siglo pasado.

Al decir de Gustavo Barroso, Director del Museo Histórico Brasileño, “la fluctuación de nuestra frontera con la actual República Oriental del Uruguay vista en el mapa muestra como la mejor lección de historia lo que fue la lucha por alcanzar el punto definitivamente estático a que afortunadamente llegamos, sin ningún otro peligro próximo de recurso a las armas”

 

chuynet.com© Grupo Nuestro Horizonte, Chuy, Rocha, Uruguay